Cumplidor vs Protagónico


El Cumplidor llega a su hora, hace lo que le corresponde a tiempo, sale a su hora. El Protagónico teniendo que hacer 10 cosas, hace 8, dice que hizo 12, se burla del cumplidor porque se va a tiempo. ¿Te suena familiar?
Estos dos perfiles con diferentes matices, están presentes en todas las empresas. Es importante, muy importante, saber quién es cumplidor y quién protagónico.
Tu empresa vive gracias a los cumplidores, ellos son los que sacan las cosas adelante. Pero a quien tienes más presente es al protagónico, entonces, las nuevas oportunidades son primero para ellos, porque se venden muy bien en la empresa.
Mucho cuidado, porque esta situación desmoraliza a los cumplidores, de un carácter típicamente más reservado, ellos dejan que su trabajo hable por ellos. Sin embargo, en muchas ocasiones se valora más el protagonismo que los resultados.
Cuando un cumplidor, se da cuenta de que no es reconocido por sus resultados, pueden ocurrir dos cosas igual de negativas. 1) Se convierte en protagónico 2) se marcha de la empresa.
La segunda opción es la más peligrosa, porque al marcharse el cumplidor, se lleva consigo su conocimiento de la empresa, la empresa realmente sufre y sobre todo marca un antecedente para todos los cumplidores que no son reconocidos.
Mi sugerencia inmediata: Paso uno: con una lista de tu personal, identifica de bote pronto cumplidores y protagónicos. Paso dos: Comprueba tu supuesto con los resultados objetivos de cada persona.
Para los cumplidores, realiza un plan constante de reconocimiento individual, donde resaltes cómo sus resultados ayudan a la organización y agradezcas el cumplimiento de su encargo.
Con los protagónicos, cada vez que te platiquen sus proezas, pídeles que las sustenten con resultados objetivos, al principio se sentirán ofendidos, pero poco a poco ajustarán sus proezas a la realidad.
Recuerda, tu empresa vive gracias a los cumplidores.

Leave A Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *