Cambia: Hubiera… por: ¡¡LOGRÉ!!


Decir LOGRÉ, siempre es fuente de satisfacción y energía pura en tu día. Es una señal de que vas en el camino correcto. Para usar logré debes pasar tus pensamientos a la acción. Si se quedan en tu cabeza se convierten en hubiera. El hubiera no existe, no sirve de nada.
La palabra Hubiera, está muy arraigada en nuestra cultura, si lo piensas bien es muy triste, porque siempre denota un arrepentimiento por no haber hecho algo que querías. Lo peor es que cuando alguien dice Hubiera…, recibe un apapacho, alguien le dice: Sí pero la cosa está difícil, a mí también me hubiera gustado y un largo etcétera. Pero se te ha ocurrido preguntarle a alguien que sí logró lo que tú querías, cómo lo hizo, supongo que no, porque puede darte algo de pena.
Ya que estamos en el mismo contexto, te explico cómo eliminar los Hubiera de tu vocabulario.

  1. Elimina los Hubiera irreales
  2. No digas Hubiera por solidaridad
  3. Prométete no decir Hubiera nunca más

1. Elimina los Hubiera irreales

Son los que adquieres por imitación o por costumbre. Por ejemplo, ves a alguien que tiene un auto que te gustaba y piensas Hubiera comprado ese carro. Pero en realidad nunca lo quisiste tanto, solo es un tema de añoranza. O en su momento quisiste viajar a Brasil porque tus amigos iban a ir, pero no era tu objetivo en la vida en ese momento, pero te quedas con el Hubiera. No te enganches, déjalos pasar, porque nunca estuvieron realmente en tus metas. Te recomiendo que los escribas en una lista, incluso te vas a divertir, recordando cosas locas que nunca quisiste realmente. Leéla con detenimiento, para que elimines todos esos Hubieras para siempre.

2. No digas Hubiera por solidaridad

Estás en una reunión, alguien dice, Hubiera puesto un negocio de pizzas cuando me dijo mi hermano y ya tendríamos 100 sucursales. Entonces tú piensas en un Hubiera para que no se sienta mal tu amigo, y dices: Si yo Hubiera invertido en los bitcoins hace 5 años ahora sería multimillonario. Ni siquiera se te ocurrió en su momento, pero lo dices por “cortesía” y al decirlo te sientes mal porque no lo hiciste, pero no lo querías hacer, lo que es peor, te sumas a ese pensamiento derrotista: Ni modo no nos tocaba.

Ese pensamiento es súper negativo, te estás deprimiendo por cosas que no te corresponden, por solidaridad Nacional, no necesitas cargas con ese peso. No debes cargar con ese peso.

3. Prométete no decir Hubiera nunca más

Prométete no decir Hubiera, nunca más. Ya que eliminaste todas las cosas que no vienen al caso. Solo te quedará lo que realmente te importa, aquello por lo que estás dispuesto a luchar. Cuando enfrentes una situación relacionada con eso que te importa, pregúntate qué pasará si no lo haces; si se convertirá en un Hubiera hazlo, si no tiene un efecto negativo inmediato déjalo para otro momento. Recuerda que decir Hubiera, te pone en un pensamiento negativo te instala en la nostalgia, en el pasado. Y el pasado ya pasó, no puedes hacer nada con eso.

Ahora viene lo bueno, cómo decir LOGRÉ siempre

Logré siempre tiene un significado positivo, exitoso, te llena de orgullo y emoción.  Para usarla siempre te recomiendo:

  1. Enfócate en las metas importantes
  2. Sepáralas en metas intermedias
  3. Celebra los logros de cada día

1. Enfócate en las metas importantes

Las metas importantes son las que te generan satisfacción, las que llenan tu vida. En este caso también te sugiero que hagas una lista. Escríbela, repásala y depúrala. Concéntrate en tener 5 metas o menos. Esas serán las más importantes, a las que debes enfocar tu energía. Por supuesto existirán más, pero recuerda que estás en una primera etapa, calibrando tu mente y es más sencillo si lo haces con pocas metas.

2. Sepáralas en metas intermedias

Separar cada meta en metas intermedias, para que tu proyecto sea más alcanzable y cómodo, con las metas intermedias evitas bloqueos por parálisis. Un ejemplo numérico, una de tus metas es comprar una casa, si lo ves como un todo es una meta ambiciosa. Si lo descompones en pequeños elementos, verás que tu primera meta intermedia es ahorrar para el enganche, que es una fracción de la casa. Entonces abrirás tu mente a muchísimas opciones de financiamiento. Tu segunda meta intermedia es investigar las mensualidades de cada opción para ver cuál puedes cubrir con comodidad y así sucesivamente. Que provocas con esto, la certeza de que al cumplir con cada meta intermedia, estarás más cerca de comprar tu casa, tu meta importante.

3. Celebra los logros de cada día

Cada día hacemos cientos de actividades, lo vemos como algo rutinario, ciertamente algunas lo son. Por ello es importante que tengas identificadas las tareas que son parte de cada meta intermedia, esas tareas son diferentes porque son un escalón hacia tu meta importante. Al tenerlas identificadas, diferenciadas del resto, generas la oportunidad de celebrar al final de cada día. Porque festejas las actividades que te acercan.

Cuando tengas dominado el uso cotidiano de Logré, estarás listo para el siguiente paso: Lograré

Leave A Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *