Aprende a preguntarte


Durante toda nuestra vida, nos la pasamos preguntando o respondiendo. Y aun así, es común que no hagamos las preguntas correctas, las que de verdad nos ayudarán.
La razón es muy sencilla, nadie nos enseña a preguntar. Preguntamos lo que los demás preguntan, lo que estamos acostumbrados desde la infancia o las cosas que nos hacen sentir cómodos.
Esta semana desayuné con un buen amigo, entre el machacado y las tortillas de harina, por algún motivo, que solo sucede en las pláticas con amigos, abordamos el tema de las preguntas.
Pero no cualquier pregunta, las preguntas de fondo, las preguntas que te ayudan a ser mejor. Quiero decir, las preguntas que uno mismo se hace.
Mi amigo y yo, de manera independiente, hemos seguido un camino de aprendizaje similar, donde tuvimos la fortuna de que una persona nos explicara cómo funcionamos, cómo estamos programados desde niños y cómo es que tenemos que hacernos responsables de nosotros mismos.
En mi caso, mi compadre, me enseñó a entender cómo todas las personas estamos programadas mentalmente con lo que aprendimos de pequeños. Aunque ya lo había leído y estaba consciente del tema, todo cambió cuando mi compadre me guío para que yo mismo me hiciera las preguntas correctas.
Desde ese momento todo cambió para bien, porque empecé a preguntarme sobre cosas que me molestaban, no me gustaban y también sobre las que me parecían bien.
El resultado de estas preguntas, fue tener una visión objetiva de mi mismo, tal como soy, en blanco y negro, sin juzgarme, para desde ahi empezar a adaptar mis creencias y emociones, sobre quien soy hoy y la persona que quiero llegar a ser.
Hoy en día, trabajo continuamente en preguntarme, para evaluar, ajustar y reconocer cuando caigo en viejos patrones, necesito ajustar o voy por el camino correcto. Con la tranquilidad y la paz de reconocerme en un camino de mejora.
Ahora tengo otra misión, enseñarle a mis seres queridos cómo preguntarse a ellos mismos y a los demás. Las preguntas correctas son la base de la evolución de las personas y la sociedad.
En mi empresa, trabajo sobre el tema, solo desde el punto de vista profesional. Porque hacer las preguntas correctas de la forma correcta, hacen la convivencia y la colaboración fluida, productiva y poderosa.
Recuerda: Preguntándote las cosas correctas, harás las cosas correctas

Leave A Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *