Si tu empresa ya no te gusta, mejórala

Aunque parece muy obvio, muchos empresarios se resignan al estado actual de su empresa, porque creen que si cambian algo, la empresa dejará de funcionar.
La realidad es que si no cambian, entonces sí, su empresa dejará de funcionar, permanentemente.
Piensa en esto: Es tu empresa, la empezaste desde cero, definiste las reglas, con tu esfuerzo la hiciste crecer. Así es que puedes cambiarla, adaptarla, mejorarla.
Lo que te da miedo no es el cambio en sí, es que no sabes por donde empezar.
Además sientes que si empiezas a revisar con más detalle, te encontrarás algo tan mal, que te quedarás paralizado.
Entonces te empiezas a justificar: No está tan mal. De cualquier manera siempre trabajo mucho. Igual si contrato nuevas personas se mejora.
La realidad es que debes tomar el toro por los cuernos.
Es muy común, que con el crecimiento, ya no te guste cómo son las cosas en tu empresa. Sientes menos control, la gente lejos de ayudarte te encarga cosas, ya no conoces a todos los clientes.
Siempre recuerda, que las situaciones que no te gustan en tu empresa, se generaron por una buena razón: El crecimiento.
Con mis clientes, normalmente empezamos por tener una foto en blanco y negro de cómo está la empresa.
O como lo llamo técnicamente: Una radiografía del #desmadre #operativo.
Esta radiografía permite identificar con claridad:
  • Cuáles son los elementos fundamentales de tu empresa, los que han sostenido y sostendrán toda la operación.
  • Qué situaciones amenazan estos elementos fundamentales, de que tamaño son, cuántas pérdidas generan y cómo ponen en riesgo al elemento fundamental.
  • Con estos elementos, planteamos un plan de acción, basado en proyectos específicos, que van ajustando la empresa con pasos firmes y sostenibles.
Tienes 100% de control sobre lo que pasa dentro de tu empresa, porque la puedes mejorar, en el momento en que tú lo decidas. Sobre todo con un plan de acción concreto y bien definido.
Por el contrario tienes un 0% de control sobre el entorno y todo lo que está más allá de la puerta de tu empresa.
Cómo quieres afrontar el entorno: ¿Teniendo el 100% de control de tu empresa o sin saber realmente dónde estás parado?
Recuerda: Tú la creaste, solo tú la puedes reinventar.

Leave A Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *