Emociones y Números

Ambas necesitan estar presentes en todas tus decisiones. Las emociones son la energía con la llevas tu empresa cada día y los números son la guía para sacar el máximo provecho de ella.

En el momento en que empiezo a trabajar con mis clientes, normalmente tienen una carga emocional alta, están cansados del desmadre y un tanto cansados de su empresa.

Esta emoción negativa, hace que olviden todo lo que han logrado, todo lo que vale su empresa y el gran potencial que han creado. Esa emoción negativa es muy fuerte porque provoca que dejes de ver los números y con ello pierdas perspectiva de la realidad de tu empresa.

Así es que una de mis primeras preguntas es: ¿Cuánto vendiste el primer mes de tu empresa? La respuesta es cero o un número muy pequeño. ¿Cuánto vendes hoy al mes? La respuesta es por supuesto, infinitamente superior.

Al involucrar los números, de inmediato, el orgullo emprendedor regresa, la emoción negativa se vuelve positiva, porque hay una base numérica, absoluta, que confirma todo lo que el dueño ha logrado.

¿Cuánto de emoción y cuánto de números?

El número exacto depende de la naturaleza de tu empresa, en general las proporciones por tema son algo así como:

  • Ventas, Finanzas, Operaciones. Más números que emociones.
  • Servicio a clientes. Emociones y números casi iguales.
  • Recursos humanos, innovación. Menos números más emociones.

Es fundamental que tú cómo dueño, uses para tus decisiones ambos componentes: Números y emociones. Sobre todo, es importante que tu gente también los tenga presentes.

En el día a día los números se generan con el trabajo cotidiano de cada persona, si están bien definidos reflejarán con claridad el desempeño de cada área de la empresa, lo que provoca emociones positivas, enfocadas en el bien de la empresa.

No es lo mismo que te digan: ” andamos mal en ventas” a que te digan “vamos 10% abajo de ventas del mes”. El segundo, basado en números te mueve a la acción.

Para eliminar el desmadre operativo en mis clientes, definimos juntos los números que nos darán claridad del nivel de desmadre en cada área. Con ellos hacemos un plan de trabajo objetivo, que genera resultados concretos, medibles y provoca emociones positivas, de logro.

Recuerda: Mente y corazón producen crecimiento y visión.

Leave A Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *