NO es la primera CRISIS que enfrentas

Por ello te invito a que recuerdes cuántas crisis hemos superado, siempre la crisis en turno fue más fuerte que la anterior y seguimos adelante, trabajando duro, creciendo, generando empleos.

Es cierto, de un día para otro cambió nuestro mundo. La agenda se enfocó en movernos a homeoffice para estar seguros, mantener la operación y apoyar a nuestros clientes, todo al mismo tiempo.

Sin duda, todos hemos cambiado, pues esta pandemia nos ha recordado contundentemente nuestra fragilidad: individual, nacional, mundial. Hoy el mundo está detenido por algo que ni siquiera podemos ver y puede provocar enfermedad y muerte.

Hoy han pasado un par de semanas, estamos más habituados al homeoffice. Todos sabemos que en alguna conferencia vía zoom o hangouts, se escuchará algún sonido hogareño, el video hace que se ponga lenta la comunicación y el audio a veces se atora.

Todos andamos con ropa cómoda, algunos ya volvieron a bañarse antes de entrar a trabajar. Otros hasta se rasuran.

Los grupos de WhatsApp están a tope, cientos de mensajes con todo tipo de contenido: noticias, aclaraciones, estadísticas, uno que otro chiste, mucho, demasiado ruido.

Las ventas también cambiaron su ritmo, algunas se postergaron para cuando pase la contingencia (nadie sabe cuando), otras se siguen dando un poco más lentas y varias de ellas fluyen con normalidad.

Todos, sin excepción, tenemos dudas sobre lo que viene, cuándo se recuperará el ritmo, cómo será nuestra nueva realidad, qué tan grande será el impacto y muchas preguntas más.

Por ello es muy importante, que tomemos nota de todo lo que estamos aprendiendo. La fragilidad de nuestro entorno, la importancia de las personas, lo fundamental de la solidaridad, el valor de poder comunicarnos por diversos medios.

Muchas familias dependen de nuestras empresas, sus planes y sueños, hoy ellos también tienen miedo, quizás más que nosotros.

Tenemos la experiencia para superar las crisis, todas diferentes, esta no será la excepción y tal como lo hiciste en las crisis anteriores, necesitas prepararte.

Es fundamental, que tomes nota de los aprendizajes del homeoffice para la operación de tu empresa y que tengas en el radar cómo afectará la dinámica de tus clientes, para hacer un mapa del contexto en el que trabajarás los siguientes meses.

Te recomiendo volver a usar una herramienta clásica: Análisis FODA. Fortalezas, Debilidades, Oportunidades y Amenazas. Fuerzas y debilidades se refieren al interior de tu empresa. Oportunidades y Amenazas tienen que ver con el entorno.

Tal vez pienses que no puedes completar la matriz porque no sabes cómo será el entorno, sin embargo, siempre será mejor tener 2 o 3 escenarios y ajustarlos si es necesario, así podrás empezar a prepararte.

  • Fortalezas. En tiempos del HomeOffice, es mucho más fácil identificar tus fortalezas, son las cosas fundamentales que sigues haciendo, para mantener la operación. Protégelas y mejóralas, para lograr mayor eficiencia.
  • Debilidades. Es todo aquello que con el HomeOffice dejaste de hacer, porque no agrega valor, también es todo lo que afecta tus fortalezas. Elimínalas.
  • Oportunidades. Que se generarán en tu entorno, en tu mercado. Aprovecha los productos y servicios nuevos que tuviste que crear durante el HomeOffice para atender a tus clientes. Identifica los huecos de mercado que están generando. Las ventas siempre son el fundamento de toda empresa.
  • Amenazas. Qué sectores atendidos por tu empresa tendrán más afectación, es decir, tardarán más en recuperarse. Cuáles sectores han mantenido su actividad incluso con la contingencia. Crea escenarios: Pesimista y moderado.

Esta información te ayudará a prepararte para lo que venga, aprovechando lo que ya tienes, para recuperar el ritmo, ajustando lo que haces para atender la nueva realidad.

Como dueños, tenemos el empuje para crear, ajustar e impulsar, así ha sido desde que creamos nuestras empresas.

Aprovechemos estas habilidades, con las que hemos vencido el miedo que sentimos cuando nos lanzamos por nuestra cuenta. También había incertidumbre, pero la encaramos y seguimos adelante.

Hoy más que nunca, nuestra familia, colaboradores, ciudad y país, necesitan de nuestra habilidad para superar retos y seguir adelante.

Recuerda: Esta no es la primera crisis, ni será la última.

Leave A Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *