Prioridades: Flujo y Continuidad

Nuestra nueva realidad nos recuerda que estas prioridades son la base de nuestras empresas. Solo podemos protegerlas si adaptamos nuestra empresa.
El origen de ambas prioridades siempre han sido nuestros clientes, cuando satisfacemos sus necesidades, podemos establecer relaciones de largo plazo (continuidad) con un flujo de efectivo constante.
Durante años, hemos trabajado para construir esa forma única de atenderlos, modelando nuestra empresas, productos y servicios. A través del tiempo descubrimos quienes son nuestros clientes ideales, ajustamos nuestros servicios y la forma en que operamos, todo para garantizar continuidad y flujo.
La pandemia, no solo puso freno de mano a la economía, también la cambió por completo. Por ello tenemos que repetir el trabajo de escuchar a nuestros clientes y ajustar nuestra empresa para servirlos.
Teniendo en cuenta que hoy en día, existen tres escenarios en nuestra mente:
* Durante la pandemia
* Cuando termine el #HomeOffice
* La nueva normalidad
Entonces, necesitamos opciones para atender cada escenario. Partiendo de la premisa de que todo será distinto.
¿Cómo saber qué opciones necesita mi empresa?
Evalúa cada escenario, desde cada elemento de tu empresa: Clientes, Ventas, Operación, Administración.
Algunos ejemplo, para el escenario Durante la Pandemia:
* Clientes. Contactar para conocer cómo apoyarlos.
* Ventas. Aumentar promoción de servicios, de alto valor, baja inversión.
* Operación. Aprovechar capacidad ociosa para generar nuevos servicios.
* Administración. Tomar opciones de 4 meses que ofrecen bancos.
Al completar el ejercicio con los 3 escenarios, tendrás una lista de accionables. La cual podrás evaluar pensando siempre en aprovechar todo lo que ya tienes.
El flujo y la continuidad, parten del cliente y son el resultado del trabajo conjunto de: ventas, operación y administración. Todos son igual de importantes, todos aportan, todas ayudarán a tus clientes.
Es muy importante que no descartes ninguna idea o propuesta, ya no estamos en el mismo entorno. Te recuerdo que para muchos el #HomeOffice no era una opción hasta que tuvieron que hacerlo.
Ya no estás en tu zona de confort, ahora estás en modo alerta, con tu experiencia puedes convertir algo que antes no habías visto, en una opción viable para tu empresa.
No es la primera vez que lo haces, de hecho cuando iniciaste tu empresa tu nivel de incertidumbre era del 100%. Con tu espíritu emprendedor afrontaste los retos y construiste tu empresa. Hoy nuestro país necesita de nueva cuenta de tu espíritu emprendedor.
Recuerda: Todos necesitamos tu empresa.

Leave A Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *