Desaparecieron las Zonas de Confort

¿Qué sigue? aprovechar lo que nunca nadie nos quitará: Experiencia y Relaciones. Acumuladas en nuestra mente, corazón y estómago.
Hoy más que nunca tenemos que usar nuestra capacidad de análisis y reinvención, para reconstruir usando todo lo que tenemos.
Perdón por el ejemplo tan crudo: Durante la segunda guerra mundial, muchas empresas reconvirtieron su planta productiva para fabricar desde utensilios para los soldados hasta vehículos militares.
La industria militar estaba totalmente fuera de la visión original de los fundadores, sin embargo, fue el camino para mantener los empleos y las empresas funcionando.
Hoy tenemos que hacer exactamente lo mismo, adaptar lo que tenemos a lo que se necesite, sin importar que sea diferente a lo que hacíamos en nuestra zona de confort.
Todos hemos tenido un momento de parálisis por pánico, cuando escuchamos las noticias, vemos que el homeoffice se extiende y escuchamos los disparates de muchas personas.
Sin embargo, siempre ha sido igual, siempre hemos navegado contra corriente. Nunca hemos vivido en un entorno que favorezca a los empresarios, nunca. Lo somos por vocación y por convicción, por ello luchamos contra todo lo necesario para seguir adelante.
Muchos de nosotros ya teníamos construida una zona de confort, perfectamente calibrada para enfrentar el entorno y mantener nuestro negocio generando prosperidad para todos los involucrados. Desaparecieron todas las zonas de confort.
¿Cómo aprovechar nuestra experiencia y relaciones?
Haciendo equipo, colaborando sin importar a que nos dediquemos, de hecho, mientras más variado el grupo mejor. Así surgen ideas más frescas.
El resultado de unir experiencia con relaciones, siempre es exponencial y más si lo aprovechamos con un enfoque de sumar y construir.
Estamos más dispuestos a participar porque ya no estamos en nuestra zona de confort.
Mira a tu alrededor, hoy existen muchos ejemplos del poder de esta ecuación, no dejes que tu vieja zona de confort te cierre la posibilidad de hacer equipo, colaborar, salir adelante.
Puedes convocar a una reunión, vía zoom donde varios empresarios compartan las acciones que están tomando en sus empresas, así todo el grupo puede enriquecerse e incluso ir juntos en algunas iniciativas.
Estas reuniones no son para vender, son para aportar ideas. En varios países las han llamado colectivos, el fundamento es el mismo: La unión hace la fuerza.
Por mi parte, todos los miércoles a las 6 de la tarde estaré realizando estas sesiones, a las cuales estás invitado, simplemente mándame un correo para enviarte el zoom.
Recuerda: Nadie puede quitarte tu experiencia y relaciones.

Leave A Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *