Bailando Salsa

No sé bailar, no me gusta la salsa, tengo 2 pies izquierdos:  Fue lo que pensé camino a la primera clase de baile con mi esposa. Hoy, disfrutamos más que nunca bailar juntos.

No recuerdo si mi esposa me preguntó o me informó que tomaríamos clases de baile, muy posiblemente fue la segunda.

Además de mis pensamientos sobre el baile, la salsa y mis dos pies izquierdos, la clase era en lunes por la noche y habría  otras parejas, es decir, más personas que me verían bailar como tronco. Solo encontraba situaciones negativas, muchas por cierto.

Sin embargo, la única cosa positiva que encontré, valía muchísimas veces más que todas las negativas juntas.

Lo positivo: Aprender algo nuevo junto con mi esposa y crear un espacio de complicidad, como cuando éramos novios.

Al llegar a la primera clase, éramos 6 parejas, todos los esposos con cara de: No vine, me trajeron. Las esposas súper sonrientes. Entró el profe Alex y nos dijo: Bienvenidos a la clase de principiantes.

Uff, todos los maridos con cara de alivio, al menos empezábamos igual, igual de mal debo decir, todos con dos pies izquierdos.

Le lección más importante del profe Alex en la primera clase: Disfruten la música, disfruten el momento.

Iniciábamos con un calentamiento, donde tratábamos de seguir al profe, nos salía bastante disparejo. Y el profe Alex, con toda la paciencia del mundo, nos enseñaba a conectar el ritmo de la música con nuestros sentidos y nuestro cuerpo.

1,2,3,..,5,6,7 así se cuenta cuando bailas salsa. Nos llevó varias clases entender por qué nos saltábamos el 4.

Nos enseñó que bailar significa disfrutar el momento con tu pareja, la música y ese espacio tan personal que creas. Los pasos son solo un medio.

Después de algunos meses mejoramos a tal punto, que todos los de la clase junto con el profe Alex, nos fuimos a un lugar para bailar salsa, nos la pasamos genial, súper divertidos.

El profe Alex nos llevó de tener 2 pies izquierdos a bailar con ritmo, alegría y libertad.

Hoy, siempre que tengo enfrente una situación que me parece incómoda, recuerdo que como en mis clases de salsa, al otro lado de la incomidad está la satisfacción de lograr nuevas metas.

De mis clases de salsa, aprendí cosas importantes para los negocios:

  • No deseches opciones por darle más peso a tus prejuicios que al beneficio final
  • El beneficio siempre vale mucho más que tus pretextos para empezar
  • Todo tiene un proceso que inicia desde cero, desde la incomodidad
  • Mientras más rápido inicies, más rápido alcanzarás el beneficio
  • La importancia de un mentor que sabe como alinear acciones, resultados y emociones

Ten mucho cuidado, que la incertidumbre y tus propios pretextos, no detengan la transformación de tu empresa:

Hoy: Desmadre, Dolores de cabeza.

Mañana: Flujo, crecimiento, tranquilidad.

Estoy a una llamada de distancia para guiarte paso a paso.

Recuerda: El beneficio está después de tus pretextos.

#sindesmadreoperativo #sindesmadre  #ingresos #ingresosrecurrentes #aguantarvara  #willyvalladares #ipade #icami #tecdemonterrey #desmadre #operativo #ipade #tecdemonterrey #incmty #icami #empresario #agregavalor #madurez #directivo #gestion #reportes #guadalajara #monterrey #ciudaddemexico #cdmx

Leave A Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *